Filter

100% wonder BDSM

El BDSM son las siglas que esconden las palabras bondage, disciplina y sadomasoquismo. Si eres de las personas que considera que dentro del sexo existen un sin fin de maneras de excitación y placer te invitamos a conocer esta línea tan caliente como sus palabras lo refieren.

Practicar esta forma de placer dentro de un entorno sano, en donde ambos se sienten a gusto en que uno de los dos domine al otro, pueden descubrir una gran variedad de elementos y artículos que pueden elevar sus fantasías mucho más arriba de lo que se hayan imaginado.

¿Qué es el bondage?

El bondage como práctica sexual consiste en que uno de los miembros de la pareja será el dominante, quien decide acerca de las posiciones, movimientos e intensidad durante el juego sexual y la otra persona será la sumisa quien entregará su cuerpo a esta con el consentimiento previo de ser atada o atado de manos, pies o ser inmovilizado en alguna parte del cuerpo, por medio de esposas, ataduras, mordazas, etc.

Es una práctica muy popular, deseada tanto por hombres como por mujeres, sin embargo el bondage no debería ser visto como una perversión sexual, sino como una forma de dar rienda suelta a la imaginación y las fantasías.

Un requisito indispensable para realizar el bondage es que ambos socios confíen entre sí y estén consintiendo continuamente durante el juego sexual. Por lo que no se aconseja practicarlo con extraños sino con personas conocidas y de las que puedas confiar.
Este término contiene dentro de sí un conjunto muy variado de técnicas que pueden dar paso a una larga serie de actividades sexuales, todas ellas basadas en la imposición física. Por lo que con la ayuda de ligaduras, esposas, mordazas, cadenas, capuchas, antifaces y máscaras, entre otros elementos, se pueden lograr.

La disciplina por supuesto forma parte natural dentro del bondage, ya que la persona que consiente ser la sumisa deberá obedecer a la otra siempre que dentro del juego sexual se sienta a gusto. Lo que incluye reglas, protocolos de comportamiento, posturas, etc.

¿Y qué hay del sadomasoquismo?

El sadomasoquismo es una práctica sexual menos convencional, donde el sexo se puede volver un tanto más fuerte y salvaje. Para realizar esta práctica ambos dentro de la pareja experimentan placer al sentir dolor o causarlo. Donde uno de ellos se excita infligiendo dolor a su pareja mientras mira cómo ésta lo disfruta. Entonces dentro de esta práctica está el sadismo y el masoquismo.

Sin embargo, este juego sexual no se debe confundir con prácticas eróticas extremas y no consensuadas. Por lo que debe haber siempre espacio para el mutuo respeto y responsabilidad. Ah y no olviden también, mucha pero mucha imaginación!

Todo lo que puedes encontrar dentro de la categoría BDSM

En Mr. Wondersex sabemos que es lo que más deseas para que tus encuentros sexuales dejen de ser convencionales, porque te gusta el sexo duro y lo sabemos. Por esto hemos incluido elementos que te ayudarán hacer realidad tus más ocultas fantasías, entre los que podrás encontrar:
Electro estimulación, indumentaria Fetish, pinzas para los pezones, antifaces, esposas, collares, azotadores y fustas, mordazas, plumas, jaulas anillo castidad, dilatadores de uretra, kits completos para cumplir tus más ardientes deseos de BDSM y todo lo que desees para el sexo duro.

Maneras de comunicación segura dentro del BDSM

Es importante saber que los juegos de roles no tienen nada que ver con el género, ya que dentro del BDSM es muy común ver a la mujer siendo la dominante y el hombre el sumiso, siendo así también un juego erótico y placentero para ambos.

El diálogo dentro del BDSM debe ser constante, ya que aunque se haya consensuado desde el inicio practicar algún juego sexual, posición o utilizar algún elemento en específico, esto se puede cambiar o discernir en cualquier momento.

Deben haber palabras y gestos que se acuerden antes de iniciar la práctica de BDSM como por ejemplo hacer mención a algún apretón ligero en las manos, que pueda significar “me está gustando”, dos apretones “para ya no más” o tres apretones “quiero que lo hagas más suave”.

Si ambos sostienen el consentimiento y el respeto mutuo, aunado al uso de los elementos dedicados exclusivamente para el BDSM su experiencia será inolvidable, invitándolos a experimentarlo una y otra vez.